Juristas Contra el Ruido

El Defensor del Pueblo denuncia falta de actuación de las administraciones en temas ambientales por intereses económicos

El ruido, principal queja ambiental de los ciudadanos

 

A diferencia de los humanos, el mono Rhesus es incapaz de distinguir los ruidos de los sonidos armónicos. Esto fue descubierto por científicos estadounidenses que llevaron a cabo un experimento de IRMf en un pequeño grupo de personas y monos. Lo más probable es que esto sugiera que la corteza auditiva humana ha evolucionado bajo la influencia de la percepción musical y del habla, escriben los científicos en Nature Neuroscience.

Algunas partes del cerebro de los primates (tanto monos como humanos) tienen una estructura topológica bastante similar. Por ejemplo, tanto en macacos como en humanos, la forma ventral de procesar la información visual se organiza de tal manera que las divisiones responsables del reconocimiento del color se encuentren entre las divisiones que se activan selectivamente para imágenes de caras y lugares.

Al mismo tiempo, aún no está claro qué tan similares son las partes del cerebro responsables de la percepción del sonido en los monos y los humanos. La corteza auditiva de las personas tiene diferentes departamentos que son responsables de procesar los sonidos de una determinada frecuencia. Los mismos departamentos le permiten a una persona definir la armonía y la frecuencia de los sonidos (por ejemplo, en música, las notas que son una octava más alta o más baja).

La corteza de los monos

Por supuesto, la comunicación de los monos implica el uso de sonidos de una cierta frecuencia, cuyo reconocimiento puede ser vital. Los científicos bajo el liderazgo de Sam Norman-Haignere de la Universidad de Columbia decidieron verificar si la corteza auditiva del cerebro de los macacos distingue la armonía de los sonidos.

Cuatro personas y tres monos rhesus participaron en su experimento. Durante el escaneo fMRI, los participantes fueron expuestos a sonidos de dos segundos, cada uno con 6, 8, 10 o 12 notas. La distribución de frecuencias de las notas en la escala se ajustó de tal manera que, dentro de ciertas frecuencias (hubo cinco), el tono cambió de acuerdo con las reglas armónicas o no cambió en absoluto: en otras palabras, los sonidos armónicos en el experimento contrastaron con el ruido.


Sitios en el cerebro de macacos y personas cuya actividad se observó c) al escuchar notas altas y bajas d) sonidos y ruidos armoniosos.
Sam V. Norman-Haignere et al. / Nature Neuroscience, 2019

Los científicos han descubierto que la distribución de las partes responsables de determinar el tono del sonido en el cerebro de los macacos y los humanos es diferente. En los humanos, el giro temporal transversal es el responsable de determinar la frecuencia del sonido las personas alternan entre "alta frecuencia" y "baja frecuencia". En los macacos, la alternancia de estas divisiones se ve diferente: "alto" - "bajo" - "alto" - "bajo".

En cuanto a la actividad específica, que aparece cuando se escuchan sonidos armoniosos, pero no cuando se percibe ruido, no podemos encontrarlo en los macacos. Al analizar la actividad de la corteza cerebral de las personas en respuesta a sonidos armoniosos, los científicos identificaron voxels de activación específicos, que no se encontraron en el cerebro de los macacos. Al mismo tiempo, la corteza auditiva de los monos respondía más al ruido, en comparación con los mismos sonidos armoniosos.

Los autores del trabajo, por lo tanto, llegaron a la conclusión de que la organización de la corteza auditiva de personas y macacos es fundamentalmente diferente en términos de la percepción de la combinación de sonidos de ciertas frecuencias. Los científicos sugieren que esto se debe al desarrollo evolutivo de la corteza bajo la influencia de la percepción musical y del habla.

Por supuesto, las personas tienen diferentes habilidades para determinar las características espaciales y temporales del sonido, debido a las cuales el trabajo del cerebro al escuchar música puede diferir. Curiosamente, esto concierne no solo a la corteza auditiva, sino también a la corteza motora.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Fuente: lavanguardia.com

Juristas Contra el Ruido está inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones Grupo 1º Sección 1ª, con el número Nacional 169.802. y NIF: G91243626, con domicilio social en la Calle Apodaca, 22 - 2º izquierda, 28004 Madrid. Tel. 607 53 79 16.

Top Desktop version

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk